martes, 1 de noviembre de 2016

Consumo responsable

Bajo el titulo que he dado a la entrada bien podríais suponer que os voy a hablar sobre el consumo de agua o electricidad, o tal vez sobre como tener una vida más ecológica, podría, pero hoy os traigo un tema que a mi me llega más, el concumo responsable de las cosas materiales.
Todos conocemos (y muchos obvian) el sistema de la industria del textil esclaviza y explota a personas por todo el mundo, niños que deberían estar aprendiendo los colores y que uno más uno son dos se pasan jornales que no encuentran fin para que algunos puedan ponerse esas camisetas de tejidos cutres (y que además son tan caras) de tiendas cuyas empresas abarcan el mercado intrenacional... (a saber, Inditex entre otros)
Nos preocupa intensamente que nuestros cosmeticos no esten testados en animales (y si, seguid preocupandoos por ello, os lo ruego) pero somos ajenos a que nuestra ropa esté tejida por otros de nuestra especie en condiciones inhumanas, un aplauso, por favor, para el sinsentido.
Os pongo este como ejemplo, pero así con todo, por desgracia.
Al menos en el mundo de la literatura ha nacido el formato digital, al igual que en la música, pero en otros ambitos no ha habído tanta suerte.
No quiero daros juicios morales, pero que menos que ser sinceros con nosotros mismos cuando vamos a una tienda y salimos con las manos llenas.
Hace cuatro años dejé de comprar en multinacionales para sólo comprar en pequeño comercio, y de un intento de mejora en mi modo de consumo nació una imposición de mi individualidad ante la sociedad, ya nadie (o más bien cuatro gatos) llevaba las mismas prendas que yo elegía.
Muchos afirman, queriendo excusarse ante los que deciden hacer cambios en su forma de consumir, que en las tiendas de barrio no encuentran nunca nada que vaya con su estilo... *MEJ* Mentira... Os aseguro que hay tantas pequeñas tiendas como estilos y gustos, otra cosa ya es que quede mejor decir que tu pantalón es de Maxi Dutti y no de Prendas Loli (nombre inventado, que todo esté en claro).
Aunque el cambio a las tiendecillas ya fue para mi un gran paso, está claro que no siempre tenía total certeza de la procedencia de mis adquisiciones, con lo que un año más tarde empecé a leer todas las etiquetas, a casa sólo se venían conmigo los productos manufacturados en paises libres de esclavitud.
En septiembre de 2015 emprendí mi aventura erasmus. En la ciudad en la que residí la compra venta de segunda mano está a la orden del día, hay mercadillos fascinantes practicamente todos los fines de semana, ahí encontré la mejor opción, la que mejor se adapta mí.
Desde entonces sólo he comprado un pantalón y un libro de primera mano y porque conozco con total certeza la procedencia de su fabricación.
Hoy en día es más fácil que nunca conseguir productos de segunda mano, tiendas físicas y digitales, compras a particulares... Se puede acceder a ellos mediante el intercambio... Puede que lo que compres haya sido confeccionado en condiciones dudosas, lo cual os invito a que evitéis, pero al menos el trabajo de esa persona que se ha dejado la piel habrá merecido la pena y no acabará en cualquier vertedero.
Os animo a que hagaís cambios en vuesra forma de consumir, a ser, en cierto modo, más solidarios y más conscientes.

Me encantará leer vuestras opiniones sobre el consumo responsable y vuestras experiencias sobre el tema.
Seamos educados en los comentarios, yo no me meto con vuestra forma de vivir vosotros no tenéis por qué hacelo con la mía.

*Si queréis que os haga un listado de pequeño comercio (de diferentes productos) o de segunda mano que conozco de mi ciudad (Bilbao) por favor hacedmelo saber en los comentarios o por twitter

4 comentarios:

  1. Muy interesante. Yo abordé el tema textil con una amiga que ha abrazado el vegetarianismo durante 1 año ya. Cuando le hablas a la gente del veganismo siempre hablan de comer lechuga pero nunca piensan en que también cambian la forma de vestir. Esta gente usa ropa que no utiliza materiales animales y a su vez, alejandose tanto de las multinacionales acaban por no usar ropa hecha por esclavos.
    La verdad es que me gustaría poder cambiar mi consumo textil, quizá no de modo vegano (me gusta el cuero de verdad) pero que sea algo más responsable con la gente que lo produce, como bien dices. Es una materia que tengo pendiente.

    En Madrid, "los chinos" se han adueñado de las típicas "tienda Loli" y si lees las etiquetas de sus productos siguen siendo de países con niños esclavos, vamos que en cuanto uno tiene un mínimo de privilegio se dedica a oprimir a otro y seguimos en la misma mierda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay tiendas que venden prendas confeccionadas a mano en sus talleres, es una buenísima opción pero también más caro, nada es perfecto por desgracia, aunque tampoco más caro que grandes firmas que caen en las mismas politicas que en multinacionales de "baratijas".
      Te quería mandar un articulo sobre este tema que leí hace tiempo y casualidad he dado con esta tienda en Madrid, igual te interesa http://www.bambolara.com/PBCPPlayer.asp?ID=1639591
      Está bien ser conciente de ello aunque te demores en hacer algo en consecuencia, hay demasiada gente que no supera la venda que nos intentan poner en los ojos.
      Muchas gracias por comentar, siempre es un placer tenerte por aquí.

      Eliminar
  2. ¡¡Hola!! Me parece una entrada realmente interesante y para ponernos a pensar un poquito todos... Quiero hacer incapie sobre todo cuando hablas de comprar en el pequeño comercio antes que en multinacionales. Realmente tienes razón y eso de que no hay nada, es discutible. Entre otras cosas porque si vas y no tienen un libro lo puedes pedir y en un par de días lo tienes. Soy la primera que en muchas ocasiones se me olvida todo esto, y después me siento mal por no ayudar a crecer el negocio en mi pueblo.
    De verdad muchas gracias por esta entrada :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que esta entrada la he publicado yo pero que la escribimos todos, asi que agredecete también a ti el poder detectar y reconocer esa actitud que puede cambiar.
      Da gusto escribir entradas cuando dejais comentarios tan largos y tan desde dentro. ¡Un beso!

      Eliminar