viernes, 3 de febrero de 2017

#BRALESS. La aventura continua

Como algunas recordaréis, el pasado octubre escribí una entrada sobre mi primer acercamiento con el tema del braless. Os dejo la entrada por aquí.
Bien, desde esa entrada ya no soy tan pava, mi forma de percibirlo se ha naturalizado, como dijo Irantzu Varela ayer en su ponencia "Que sólo te has quitado el sujetador nena".
Antes de daros algunos consejos para sentiros con más confianza a la hora de hacerlo quiero contaros algunas experiencias graciosas que he vivido, para que veáis que aunque el camino no siempre es de rosas seguir adelante es la mejor alternativa.
El otro día quede con unos colegas para echar unas cervezas y jugar a juegos de mesa en casa de uno de ellos. Entre una cosa y otra acabamos jugando al Jenga. La torre ya estaba bastante alta y me tocó poner una pieza de la base, me agaché a cojerla la pieza con sumo cuidado, estaba tan concentrada que no caí en la cuenta de que uno de mis acompañantes podía verme claramente el canalillo (que sin sujetador no es tan de revista) ya que mi camiseta (recortada y muy cedida) se había resvalado más de lo normal. Él, discretamente me recolocó la camiseta, entonces caí en la cuenta y me puse rojo escarlata. 
En otra ocasión, se me notaban los pezones a través del jersey y un niño, que pasó a mi lado, le preguntó a su madre haber que era eso que se le marcaba a la chica en las "tetitas". La pobre mujer no sabía donde meterse.
Como veis, pueden llegar a pasar cosas curiosas por las que reírte al día siguiente. Además merece la pena, por mucho que te miren tus amigxs como si se te hubiera ido la olla. Desde que empecé, no os voy a mentir, sigo usando el sujetador, pero si voy a salir en un plan informal no me molesto en ponérmelo. Ya no me salen marcas ni sarpullidos bajo el pecho por el sudor y el roce de la tela, me los noto más firmes, menos blandos y además, me duelen menos durante el periodo.
También deciros que los pechos no tienen que estar a la altura que nos los dejan los sostenes (y si usáis push up ya ni hablamos), el pecho tiene que tener una ligera caída (especialmente los de mayor tamaño) y tenemos músculos que se ocupan de su sujeción.

A continuación os dejo con algunos truquitos/consejos que me han mantenido en este camino de liberación.
  • Usar camisetas con cuello bajo o de escote redondo. En mi caso, me gusta usar camisetas de la sección de chico porque son más largar y menos ceñidas, así que para no sentirme ahogada por los cuellos tan cerrados los recorto. Dan un toque muy underground y sin sujetador os aseguro que quedan genial.
  • Ocultar los pezones con tiritas o esparadrapo de papel. Sinceramente yo esto ni me molesto en hacerlo. Me planteé comprarme unas pezoneras de silicona pero en mi opinión no es necesario, ellos también tienen pezones marcando en las camisetas y nadie hace un drama de ello.
  • Para ganar confianza empezar siempre con un jersey o sudadera por encima, queda más discreto y ayuda en el proceso de liberación hasta que te dé igual lo que piensen los demas.
  • SIMPLEMENTE HAZLO, hazlo por tí, porque te apetece y ya está, que el resto se meta en su propia vida y si no, dales envidia siendo libre.

¿Tenéis algun consejo adicional o experiencia que queráis compartir? Dejadmelo en los comentarios, me encantará leer lo que tengáis que decir.

1 comentario:

  1. Hola linda!! No conocía el significado de la palabra ni sabia que era una iniciativa real. Me encanto la idea... Aunque a saber como se siente tengo que intentarlo al menos... Espero no se me haga difícil y voy a sumar todos los tips que vayas dejando por aquí. Has hecho que me interese bastante así que me iré a investigar un poco ^^. Besotes y nos leemos! ♥

    ResponderEliminar